New students: contact College of Admissions

PHONE: 1.800.225.2027 / 1.904.256.7000

EMAIL: admissions@ju.edu

Jacksonville UniversityOffice of Admissions

2800 University Blvd. N., Jacksonville, FL 32211

Department of World Languages, Literatures, and Cultures

Division of Humanities

Jacksonville University
2800 University Blvd N.
Jacksonville, Florida, 32211

Tel. 904-256-7102

Designed by prof. Jorge. M. 2011. Jacksonville University.

JUNews | French  | SpanishStudents |  Resources | Contact us  | Back>

Del mismo modo que le pregunté al profesor Majfud en clase por qué entre tantos autores había elegido a Ernesto Sábato, me pregunto a mí mismo cómo es que habiendo leído tanta literatura  latinoamericana, nunca me interesé por este autor.

Me encuentro ahora con que son demasiadas coincidencias; su tránsito por la vida me resulta sumamente interesante. Será una extraña coincidencia, pero ahora comprendo mejor que tal vez no haya sido un error, como he pensando en ocasiones, el haber yo mismo abandonado los trabajos de investigación  de astronomía, las doctrinas que me inculcaron por años, e incluso el haber abandonado mi país. Supongo que he intentado ser fiel a mi conciencia, a los dictados de mi yo interior. Ciertamente he estado buscando, como bien dice Sábato, en tierras lejanas, en la naturaleza, en el conocimiento, he apelado a la religión y todo esto sólo para comprender que el fantasma que perseguía soy yo mismo. También con tristeza estoy asistiendo al derrumbe de nuestro tiempo, a nuestra auto-destrucción; y lo peor es que no creo que podamos detenerlo ya. Nunca he sido un hombre pesimista, pero en este caso, tengo la seguridad de que ya no hay vuelta atrás. De cualquier forma me entusiasma la idea de que existen hombres como él lo fue, y de que con seguridad hay muchos otros en el mundo. Quién sabe, tal vez pueda haber un milagro.

Tengo la interesante experiencia de haber vivido en cuatro países diferentes, quizás casualmente. Dos considerados grandes potencias: uno comunista, la antigua URSS, y el otro capitalista, los actuales Estados Unidos. También he vivido en Cuba y en Venezuela. Debo admitir, sin duda alguna, lo cierto de las palabras de Sábato con respecto a Estados Unidos, al que consideraba expression del “Capitalismo Maquinista en su más vasta perfección”. En cuanto a la otrora Unión Soviética, “la Ciencia y la Máquina se convirtieron en sus dioses tutelares, el socialismo ‘utópico’ fue reemplazado por el socialismo ‘científico’ y de este modo la concentración del poder estatal mediante la ciencia y la economía condujo a los superestados basados en la máquina y la totalización y finalmente adquirió los atributos del siglo que quería combater”.

Recuerdo durante una pasantía en el Observatorio Astronómico de Pulkovo, Rusia, mientras realizaba  mediciones de posiciones de satélites en placas fotográficas (lo recuerdo con toda claridad), me preguntaba hacia dónde conducía todo aquello. Algo similar pasó por mi mente en otra época, trabajando en el Centro de Investigaciones de Astronomía en Mérida, Venezuela, donde pude constatar “la vanidad y la estrechez espiritual” de aquellas personas, mucho más preocupados por escalar posiciones que por verdaderamente aportar algo nuevo a la ciencia, verdaderos ejemplos de cientistas, siempre llenos de palabras altisonantes y siempre en pro de “la Humanidad, el Progreso y  otros fetiches abstractos”. Aquí también incluyo a mis ex-colegas investigadores del Instituto de Geofísica y Astronomía en Cuba, tanto peor por cuanto allí el sistema exigía con mano dura y nos convirtió a todos en títeres hipócritas. De modo que mi paso por la ciencia había concluido. Y también fui acusado de traidor y de “gusano”, fue una muy amarga experiencia. Pero no me arrepiento de nada, el pasado no es posible deshacerlo, sólo incorporarlo y sacarle el mejor provecho a lo aprendido.

Ahora veo las cosas desde otra óptica, desde otra perspectiva y aunque no ha sido fácil el presente, “puedo entrever  con más claridad los contornos de mí mismo en medio de la confusión del Universo”.

Tal vez no tengo la habilidad de expresar mis preocupaciones como tan bien lo hace Sábato en Hombres y Engranajes (1951), pero se me ocurre que puedo enseñar y con esto no quiero decir únicamente transmitir conocimientos de una materia concreta, o de un asunto específico, y sería una vía para hacer llegar a otros mis experiencias de vida y, por qué no, sensibilizar a alguna gente.



Just as I asked professor Majfud in class why among many authors had he chosen Ernesto Sabato for this course, I ask myself why, having read much Latin American literature, was I never interested by this amazing author?

Por Jesus Soto, JU.

Left and above: Mr. Jesús Soto while majoring in Astronomy in Novosibirsk, Soviet Union.